Tres cuartas partes de la nueva potencia instalada en el mundo en 2019 fue renovable. Específicamente, el 72% de la potencia mundial durante este año, un total de 176 GW renovables, según las cifras de IRENA. Este importante crecimiento fue liderado por las tecnologías que más rápido han recorrido su curva de aprendizaje: eólica y solar fotovoltaica aportaron el 90% de la nueva capacidad renovable.
En el Viejo Continente, conscientes de que este desarrollo renovable ya no supone tener que elegir entre crecimiento económico y sostenibilidad, marcaron en 2019 la senda con el Pacto Verde Europeo. Una hoja de ruta para convertir Europa en el primer continente neutro en carbono en 2050 usando las renovables como palanca de crecimiento, generación de empleo y riqueza.
España ha visto también en 2019 cómo las subastas de 2016 y 2017 marcaban un ritmo trepidante en la integración de energías renovables. La fecha límite del treinta y uno de diciembre de 2019 aceleró los proyectos y permitió ver un nuevo récord de nueva potencia renovable en nuestro país: 7.051 MW renovables, tanto en grandes plantas conectadas a red como en instalaciones distribuidas de autoconsumo.

El Estudio muestra las principales magnitudes macroeconómicas del sector renovable español.
Un sector que, tras el crecimiento del 10,7% de 2018, continúa su imparable proyección con un crecimiento del 15,6% en 2019 y una aportación de 12.540 millones de euros al PIB de España.
Un sector que será clave en nuestro crecimiento económico, que empleó en 2019 a 95.089 trabajadores y realizó exportaciones por valor de 4.273 millones, con un saldo exportador positivo de 1.186 millones de euros.
Las renovables aportaron el 14,3% de nuestra energía primaria y generaron el 37% de nuestra electricidad. A nivel de mercado, recibieron 5.732 millones de retribución específica y redujeron el precio de mercado en 4.365 millones. El impacto en nuestra dependencia energética también es cuantificable, se ahorraron 8.702 millones de euros en importaciones fósiles y 1.017 millones en derechos de emisión.

Fuente: Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España.